in

El mundo como lo conocemos ha dejado de existir

Saludos estimados compañeros ferreteros, terminamos un año que nos presentó retos sin precedentes, hubo que hacer cambios, nos tuvimos que adaptar a nuevas realidades, nos enseñó que nada dura para siempre, pero la enseñanza más importante fue que el mundo como lo conocemos había dejado de existir.

Los más importante y que a veces olvidamos es la salud, este año que pasó nos hizo recordar eso, nos hizo hacer un alto en el camino para poder cuidar este tesoro tan preciado, nos hizo ver que no somos tan fuertes, que en cualquier momento nos podemos ir, este año nos mostró nuevas formas para trabajar, nuestros niños jamás tendrán una infancia como la nuestra, que fue totalmente despreocupada, el cuidado más importante tal vez era cuando nuestras madres nos decían “tápate bien no te vayas a resfriar” pero en nuestra inmadurez infantil y juvenil eso nos entra por una oreja y nos salía por la otra.

Como en otras desgracias como las guerras, las crisis y tiempos difíciles para la humanidad, surgen los grandes inventos, los descubrimientos, un ejemplo en tiempos de guerra mundial nace la penicilina, en este año, nacen nuevas formas de trabajar, como lo son el home office, también hay avances en la medicina como el descubrimiento de las vacunas contra el covid, y todos los protocolos de salud, entre otras cosas, se vuelven más ne-cesarios y eficientes las entregas a domicilio y el comercio electrónico a distancia se vuelve un arma fundamental en el mundo de los negocios.

Nuestra capacidad para trabajar en horarios restringidos, con sana distancia y siempre cumpliendo con protocolos de seguridad, se agudiza. la venta de artículos de seguridad y cuidado personal, entran de forma abrupta a nuestros inventarios y con nuestro gran ingenio comercial, empezamos a encontrar en cierta medida nuevos mercados. 

En lo personal ahora somos más cautelosos en cuanto a la salud, pero en los negocios tenemos que ser más ágiles y audaces para poder enfrentar todo lo que se avecina, no hay tiempo de pruebas y errores, simplemente “le tenemos que pegar a la bola como venga”.

Mi consejo para este próximo año es que nunca pierdan el entusiasmo por vivir, la alegría de dar los buenos días, el agradecer a Dios la más grande de sus bendiciones: “el ser invitados al gran milagro del amanecer”.

Tengan conciencia que aunque algunos caminamos por el otoño o invierno de nuestras vidas, tenemos a nuestros hijos y a nuestros nietos que caminan por la primavera de sus vidas y merecen ser felices, así que tenemos el gran compromiso de dejarles un mundo mejor, de darles esperanza de que existen tiempos mejores, que todavía faltan por descubrir he inventar grandes maravillas, que la vida es bella, y que vale la pena celebrarla en cada momento, en cada respiro, de nuestras vidas.

Amigos y compañeros, les deseo mucha salud, mucha alegría, un año lleno de sorpresas buenas y mucha prosperidad en sus familias y sus negocios.

Atentamente
C.P. Rubén Méndez O.

Ferreurdiales, S.A. de C.V.
ferreurdiales@hotmail.com

Written by admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Presenta portafolio de productos a Ferreteros de Nuevo León

RINDE PROTESTA ASOCIACIÓN DE FERRETEROS Y TLAPALEROS DE NUEVO LEÓN A.C.